Abonos orgánicos


Para devolver la fertilidad al suelo utilizaremos diferentes técnicas. Una de las más importantes es el aporte de abonos orgánicos de origen animal o vegetal.
Con esto conseguiremos suministrar los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable de las plantas, que se hacen resistentes a plagas y aumentaremos la vida microbiana del suelo.

Podemos enriquecer el suelo añadiendo compost con restos de poda y basura orgánica  humus de lombriz o estiércol maduro. O utilizando técnicas como la siembra y enterrado de abonos verdes, principalmente leguminosas.

Otra forma de proteger y enriquecer el suelo es colocando encima o alrededor de las plantas, una capa de materia orgánica, como pueden ser restos de poda o restos de vegetales que se irá descomponiendo y alimentando la planta. Además de enriquecer el suelo,  mantiene la humedad y protege el suelo de la erosión.

Regar el suelo con purines consigue también el enriquecimiento del suelo con
microorganismos que transformarán la materia orgánica del suelo en nutrientes específicos o las protegerán de determinadas plagas.
Para utilizar purines hay que saber prepararlos esta mezcla compuesta de de hierbas, restos vegetales o estiércoles fermentados deben utilizarse con precaución y conocimiento porque podemos terminar “quemando” las plantas.
Cada cultivo o tipo de suelo requiere de una formula diferente para conseguir el mejor efecto.




Para más información sobre nuestros productos puede contactar con nuestra empresa:
C/ Alfredo Corrochano 111 - Pol. Ind. El Viso
29006 Málaga
Teléfono/Fax: +34 902 120 902